Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

AUTOZAM AZ-1 EL MICRO SPORTCAR

El segmento de los Kei Cars es muy popular en Japón, se trata de vehículos muy pequeños pensados para descongestionar las dilatadas calles del país del sol naciente. Algunos de estos productos llegaron a la Argentina, inicialmente en el segmento de pequeños utilitarios como las Daihatsu Wide o Mitsubishi L100 y posteriormente se fueron incorporando otros modelos como los Suzuki Wagon R, el Daihatsu Move o el Daewoo Tico (Suzuki Alto bajo licencia).

Sin embargo, en Japón también desarrollaron Kei Cars deportivos muy interesantes como los Honda S800 o el Suzuki Capuccino, coches muy livianos y divertidos de manejar. Pero hubo un modelo que fue mucho más allá en este concepto: el Autozam AZ-1.

Suzuki Cappuccino
Suzuki Cappuccino

A fines de los ´80s Mazda pensaba que el reducido peso de los Kei Cars era ideal para crear un deportivo de bolsillo con motor central y tracción trasera capaz de emocionar hasta al más purista de los conductores, para eso se asociaron con sus colegas de Suzuki.

El proyecto estuvo a cargo de Toshiko Hirai, quien ya había desarrollado el Mazda Miata, dejando en claro que se tomaban las cosas muy en serio. Internamente el proyecto se denominó AZ-550 y se crearon tres prototipos que fueron presentados en el Salón de Tokio de 1989.

El primero de ellos Type A tenía la estética más osada con faros escamoteables, puertas alas de gaviota, entradas de aire laterales y un sector trasero inspirado en las Ferrari Testarossa y F348.

El Type B tenía un estilo similar a otros Kei Cars deportivos, siendo el más convencional.

Por último el Type C era una copia descarada en miniatura del Audi RS002 de Grupo S, un prototipo alemán que nunca llegó a competir.

Para el modelo de producción se tomó de base el primer prototipo con sus puertas alas de gaviota y sus agresivas tomas de aire, pero se modificó el frontal eliminando los faros escamoteables, adoptando un estilo con evidente inspiración en el Ford RS200 de Grupo B.

En el apartado mecánico contaba con un pequeño impulsor Suzuki tricilíndrico de 657cc con turbocompresor y una potencia de 64CV a 6.500rpm, pero gracias al escaso peso del conjunto (720kgs) le otorgaban buenas prestaciones, transmitiendo el vértigo y la adrenalina de un karting de carrera.

Suzuki Cara

El auto fue lanzado en la venta en 1992 y fue comercializado indistintamente como Autozam AZ-1 (subsidiaria de Mazda) ó Suzuki Cara. Pero lo mejor vino después, cuando Mazdaspeed desarrolló una versión más radical con una puesta a punto más deportiva, incorporando alerones, barras estabilizadoras más rígidas, amortiguadores regulables, diferencial con desplazamiento limitado y algunas mejoras en el motor.

Tanto Mazda como Suzuki esperaban tener un gran suceso en ventas, pero los US$12.400 del modelo base eran demasiado para un Kei Car y en los tres años de fabricación se construyeron menos de 5.000 unidades, 4.392 con marca Autozam y 531 con marca Suzuki, estando muy lejos de las expectativas iniciales, redondeando un rotundo fracaso comercial. Sin embargo con el correr de los años se fue despertando el interés por este deportivo de bolsillo por su rareza y las escasas unidades fabricadas, características que seguramente le van a asegurar un lugar entre los coches de colección.

Textos para TargaSport: © Fabian Matias Rossi

Fotos: © Unknown

Show CommentsClose Comments

Leave a comment