Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

CALLAWAY SLEDGEHAMMER (1988), EL SUPER CORVETTE DE 900HP Y 410KM/H

CALLAWAY SLEDGEHAMMER (1988), EL SUPER CORVETTE DE 900HP Y 410KM/H.

Recientemente el SSC Tuatara fue noticia mundial por ser el primer automóvil de la historia en superar oficialmente la barrera de los 500Km/h una cifra que parecía inalcanzable hasta hace unos pocos años atrás. En este contexto nos parece pertinente recordar al Callaway Sledgehammer que fue el primer auto de producción en superar la barrera de los 400 km/h. Lamentablemente el vehículo norteamericano al igual que muchos otros supercars que le sucedieron a posteriori como el Dauer Porsche 962 LeMans o el Lotec C1000ver también -fueron víctimas del olvido a raíz de la agresiva campaña publicitaria del McLaren F1 cuando en 1998 los de Woking se auto-adjudicaron el record del vehículo de producción más veloz con sólo 386Km/h utilizando una unidad altamente modificada para la ocasión (es decir que no era el más veloz ni tampoco de producción), a la cual le sucedieron otras campañas de marketing similares de Koegniseggver también – y Bugatti que se basaron en esos mismos argumentos sin siquiera llegar igualar los 410Km/h registrados por Callaway en 1988…

Reeves Callaway

Reeves Callaway era un apasionado fanático de los “fierros” que se desempeñaba como instructor en una escuela de manejo deportivo, a principios de los 70s optimizó las prestaciones de uno de los BMW320i E21 utilizados en la academia dotándolo de un turbocompresor y retocando la puesta a punto del chasis. La mejora fue tan notable que decidió invitar a la legendaria revista estadounidense Car and Driver para realizar una prueba.  Los resultados publicados y la creciente demanda de clientes le permitieron a Callaway contar con el dinero suficiente para fundar su empresa en 1977 con la que se dedicó a desarrollar kits de potenciación para diferentes marcas como BMW, Volkswagen o Mercedes Benz, llegando incluso a ser contratado por Kohler para aumentar el rendimiento de sus grupos electrógenos.

BMW320i E21 by Callaway

En el año 1986 lanza al mercado una versión de altas prestaciones del Alfa Romeo GTV6 dotando al extraordinario impulsor V6 Busso con dos turbocompresores además de mejorar profundamente todos los aspectos del chasis y la mecánica. El gran rendimiento alcanzado por este coche llamó la atención de GM y decidieron contratar a Callaway para desarrollar versiones exclusivas del Corvette que fueron ofrecidas opcionalmente en los concesionarios de la marca. Para tal fin los autos eran entregados previamente a Callaway para que realizaran todas las modificaciones necesarias y luego eran entregados a los clientes respaldados por la garantía de fábrica.

Alfa Romeo GTV6 by Callaway

El primer modelo desarrollado fruto de esta colaboración fue el Callaway Corvette B2K lanzado a fines de 1986 al cual se había añadido un doble turbo al impulsor de V8 de 5.733cc alcanzando los 345HP y 286Km/h, aunque la preparación elevaba el precio de venta en más de un 75%. Paralelamente Callaway trabajaba en secreto en el desarrollo del proyecto Top Gun, un Corvette de 712HP con prestaciones nunca imaginadas. A mediados de 1987 la revista Car and Driver realizó una convocatoria masiva buscando encontrar el auto legal de calle más veloz del mundo, la aparición de la Ferrari F40 y el Porsche 959 vehículos de producción capaces de alcanzar las 200 mph (320Km/h) habían encendido el debate y decidieron ir en búsqueda de preparadores artesanales que fuesen capaces de superar esa marca.

La reunión de las águilas

Aquel legendario evento fue titulado como “A Gathering of the Eagles” (La reunión de las águilas) y los participantes se enfrentaron contra una Ferrari Testarossa de serie que sirvió de referencia y fue superada por todos los vehículos. A la cita acudieron un Mercedes AMG Hammer de 360HP, un Porsche 911 biturbo con 646HP, una curiosa Ferrari 288GTOBonneville” equipada con un escandaloso V8 Chevrolet de Can-Amver también – con 5 litros y 661HP, un Chevrolet Camaro V8 con 9litros de cilindrada y 700HP, mientras que Callaway acudió con 2 unidades aprovechando la ocasión para poner a prueba el mencionado Top Gun acompañando a una evolución del Callaway B2K con 381HP. Las pruebas se realizaron en el Centro de Investigación de Transporte de Ohio (TRC) que contaba con una velocísima curva peraltada de más de 11km que debía ser transitada en ambos sentidos para promediar las cifras.

“En Octubre de 1988 el Callaway Sledgehammer fue el primer vehículo legal de calle que logró superar la barrera de los 400 Km/h”

Sin embargo, durante los ensayos previos la Ferrari GTOBonneville” y el Camaro mostraron algunos problemas mecánicos, por lo que Reeves Callaway decidió salir a pista en el Top Gun sin acompañante para asegurarse que todo funcionara correctamente antes de realizar las mediciones definitivas. Finalmente, el desafío de la revista fue ganado por el Top Gun estableciendo una impresionante marca de 372Km/h, aunque el señor Reeves ya había tomado nota de una larga lista de defectos y aspectos a mejorar del coche.

Callaway B2K (Izq) y Callaway Top Gun (Der)

Callaway no estaba conforme con la aerodinámica y el comportamiento a alta velocidad, además quería un auto que pudiese ser utilizado a diario y el Top Gun no era apropiado para tal fin, las suspensiones eran tan rígidas e incómodas que un ingeniero de GM comparó el manejo del coche con los golpes de una maza. Esas palabras fueron tan importantes para Callaway que decidió bautizar el nuevo proyecto como Sledgehammer (La Maza), para cual había redoblado la apuesta buscando un límite inexplorado por el mundo automotriz, alcanzar las 250mph (402Km/h).

Callaway Sledgehammer

Para el nuevo auto se contrató al diseñador Paul Deutchmann para desarrollar el kit aerodinámico Callaway Aerobody para el que se estudió cuidadosamente todo el flujo laminar tanto en la parte alta como en la parte baja del vehículo, como así también todos los aspectos relacionados con la ventilación y refrigeración de la mecánica. Para el impulsor se contó con la colaboración del famoso preparador de GM, John Ligenfelter y se le encargó a Cosworth un nuevo cigüeñal. El motor fue completamente replanteado con nuevos pistones, bielas, levas, se retocaron las tapas de cilindros y se instalaron dos enormes turbocompresores, mientras que el bloque fue reforzado con unas bancadas muy sobredimensionadas con 4 bulones. Las cifras asustaban alcanzando los 898HP a 5.200rpm estimando unos 405km/h de velocidad punta, mientras que la aceleración de 0-100 quedaba en 3,9s producto de las largas relaciones de caja y los 1.588kgs de peso.

En Octubre de 1988 el propio Reeves Callaway viajó en el Sledgehammer más de 1.100km ida y vuelta hasta el TRC de Ohio donde realizaron las pruebas y mediciones para demostrar que se trataba de un vehículo completamente homologado para calle que cumplía con todas las normas de emisiones, seguridad y niveles de ruido exigidos por las leyes norteamericanas. Durante los primeros ensayos el auto tuvo fallas en la inyección de combustible a lo que luego tuvieron que corregir algunos defectos aerodinámicos hasta que lograron alcanzar las 248mph (399Km/h), muy cerca del valor estimado. No conforme con el hito conseguido Ligenfelter se puso a los mandos de la máquina convencido de que el coche todavía no había demostrado todo su verdadero potencial, consiguiendo una alucinante velocidad punta de 254,76mph (409,9km/h). – ver también

Lamentablemente solo se produjo una sola unidad del Callaway Sledgehammer producto del exorbitante precio de venta de US$400.000, 14 veces más caro que un Corvette de serie, por lo que nunca llegó a convencer a sus potenciales compradores. Actualmente se estima que su valor podría estar cercano al millón de dólares por ser un auto único, aunque bastante desconocido por el público que no es especializado.

Corvette Callaway Twin Turbo B2K

En los años siguientes los Callaway Twin Turbo equiparon algunas de las mejoras introducidas en el Sledgehammer, como el caso del mencionado Aerobody, mientras que la colaboración con GM continúa hasta la actualidad y con los años fue extendiéndose a otros modelos de la empresa como los Camaro, Yukon y Escalade, además de encargarse del desarrollo y la construcción de los Corvette Z06 R del campeonato FIA GT3. Cabe mencionar que Callaway también realizó trabajos para Aston Martin, Land Rover, Holden y Mazda.

Textos: © Fabián Matías Rossi para TargaSport

Fotos: © Callaway archive, Car and Driver y otras Unknown

 

Mostrar ComentariosCerrar Comentarios

Dejar un comentario