Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

CUANDO FIAT APOSTÓ A LO LUDICO Y VOLVIÓ A FABRICAR UNA BARCHETTA

CUANDO FIAT APOSTÓ A LO LUDICO Y VOLVIÓ A FABRICAR UNA BARCHETTA

Desde la sección NextGenClassic hablamos de esos autos aportan una apuesta fuera de lo común, buscan generar por siempre emociones, mismo sin ser SuperCars. Esto es porque nos tocó convivir con ellos, verlos, manejarlos, desearlos.

El grupo Fiat a inicio de los 90s presentaba en el Salón de Frankfurt el Fiat Punto, el principal modelo del Proyecto 176, sucesor del exitoso Fiat Uno. La familia del Punto se basaba en hatchbacks de 3 y 5 puertas, además de un coqueto descapotable fabricado por el carrocero Bertone.

FIat Punto Cabrio

La historia del Proyecto 176 podría haber parado por ahí, pero no, Fiat apostó al internamente a lo que le llamaron “proyectos pizza”. Uno de ellos el denominado Spider 176 Tipo B, comercialmente llamado Fiat Barchetta y el otro la Fiat Coupe.

Fiat Coupe

El cambio entre el 176 y el Spider 176 Tipo B no es menor, la mayoría de los competidores modificaba un auto de serie creando un descapotable, pero al igual que Mazda con el MX5 Miata – ver también, la casa de Turín creo un descapotable de 2 plazas con un diseño exclusivo.

«Fiat habría podido conformarse con el Punto Cabrio, pero apostó por la Fiat Barchetta»

Hablando del Centro de Estilo Fíat en Turín con Andreas Zapatinas a cargo del proyecto al inicio, tomó inspiración en las brachettas Ferrari 166 MMver también – y Fiat 124 Spider, y para el final del proyecto Andreas cambió a Jefe de Diseño de Alfa Romeo, y fue reemplazado por Alessandro Cavazza.

Líneas traseras
Equipo diseño Fiat Barchetta

Un Concept Car de 1993 llamado Fiat Scia ya dejaba ver algunos trazos, especialmente en las luces traseras, lo cierto es que el diseño definitivo fue más redondeado y compacto.

Fiat Scia

Otra diferencia grande con el Fiat Punto fue el motor – ver también – , un exclusivo 1.8 16v de 130 CV para los “proyectos pizza” que posteriormente fue usado en el Fiat Punto Mk2 versión HGT. El motor tenía pilotaje para variar el ángulo del árbol de levas de admisión para mejorar la curva de par buscando tener una curva más presente a bajas vueltas.

Motor 1.8 130cv

En lo estructural también se trabajó con mucha atención, para evitar el talón de Aquiles de los autos sin techo que es la rigidez torsional. Las cifras de la época hablaban de 50.000 kgm/rad que dejaba a la Barchetta como “lo mejor de su segmento”. Resultado es que la prensa fue muy enfática en recalcar el excelente desempeño dinámico de este Fiat, sumado a un equilibrio ideal que hasta permitía hasta un manejo sobrevirarte (raro para un tracción delantera de serie) cuando “se lo buscaba”.

Fiat Barchetta Cutaway

Las cifras de aceleración con 8.9 segundos de cero a cien y 200 km/h declarados no estaban nada mal, y es que 8,7 Kg/CV lo colocan en la lista de autos divertidos.

Dinámica neutra en autódromo

Para completar, el interior es lógico y bien terminado. El instrumental “noventoso“ con fondo blanco y cuentavueltas en posición central. La ergonomía pensada en sentar bajo al conductor buscando un centro de gravedad inferior y que el viento no incomode en la conducción a cielo abierto.

Interior de la Barchetta

En 1999 salió una fase 2 del Fiat Barchetta para adecuarlo un poco en diseño del siglo 21, y en opción personal perdió temperamento. Además de modificar parámetros del motor para ajustarlo a las normas Euro3.

La fase 2 de la Fiat Barchetta

Una curiosidad de la Fiat Barchetta es que para fabricarlo inicialmente la carrocería se soldaba en la fábrica ILCAS, y luego se montaban los componentes en la fábrica de Carrozzeria Maggiora hasta la quiebra financiera en 2002. Luego todo se desplazó a la conocida planta de Mirafiori pero eso demoró dos años sin producir. Aquí se ve otra apuesta por mantener su Barchetta viva hasta 2005. En total desde 1995 a 2005 se fabricaron 57.521

Fiat Barchetta

Textos: © TargaSport

Fotos: © TargaSport

Show CommentsClose Comments

Leave a comment