Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

EL SUEÑO INCONCLUSO DE PORSCHE EN INDIANÁPOLIS

EL SUEÑO INCONCLUSO DE PORSCHE EN INDIANÁPOLIS

En la década del ´80 Porsche es recordada por el gran éxito como proveedor de motores de McLaren en la F1 con los impulsores 1.5T V6 desarrollados con el financiamiento de TAG Group, Techniques d’Avant Garde, que consiguieron un dominio absoluto a los mandos de Niki Lauda y Alain Prost.

Pero la firma de Stuttgart también soñaba con ganar las célebres 500 millas de Indianápolis y encararon un ambicioso proyecto, aunque los resultados finales fueron decepcionantes.

Porsche empezó a coquetear con el CART a fines de los ´70s desarrollando un monoplaza con un motor bóxer de 6 cilindros y 2.65 litros derivado directamente de los 935 de Grupo 5, pero las reglas cambiaron a partir de la temporada 1980 y el proyecto fue archivado. – ver también

Pocos años después el equipo McLaren decide cambiar los exitosos impulsores TAG-Porsche por los potentes Honda. Con el aplastante dominio conseguido junto al equipo inglés, los alemanes tuvieron la confianza necesaria para enfrentar nuevamente el desafío de Indianápolis desarrollando un coche completo íntegramente en Stuttgart. Construyeron un chasis con aluminio y materiales compuestos equipado con un impulsor V8 de 2.6 litros y 800HP derivado del V6 TAG de F1.

El auto estuvo listo para las últimas 2 carreras de la temporada 1987 con Al Unser al volante, pero rápidamente quedó demostrado que eran demasiado lentos y poco competitivos.

Para la temporada 1988 deciden utilizar el chasis March 88C, el más laureado de la época, que tuvo que ser modificado en la parte posterior para que entrara el voluminoso motor alemán. El nuevo auto llevó el nombre oficial de Porsche 2708 y se contrató a Teo Fabi como conductor, un hombre proveniente de la F1 con alguna experiencia en el CART. Los resultados siguieron siendo magros, obteniendo como mejor resultado un 4º puesto en Nazaret, Pensilvania. El auto además de ser lento, tenía serios problemas de confiabilidad que les impedían acabar las competencias. Para colmo de males, durante la temporada fallece el líder del equipo Al Holbert a causa de un accidente aéreo.

Para la temporada 1989 contratan al británico Derek Walker como director deportivo y se utilizó un nuevo chasis March 89P mejorando las prestaciones, no obstante, el monoplaza continuó siendo poco confiable, retirándose en Indianápolis con sólo 23 giros después de haber largado en la 13º posición. Pero no todo fueron lágrimas para Porsche, Teo Fabi obtuvo la única victoria de la marca en el CART en Mid-Ohio, además de dos segundos puestos y un tercer puesto, logrando acabar el campeonato en 4º lugar.

Esto elevó la motivación de Porsche y para 1990 deciden colocar dos autos en el certamen, uno para Teo Fabi y el otro para John Andretti, mientras que March construyó un innovador chasis de fibra de carbono, más liviano y resistente que los anteriores de aluminio, sin embargo el nuevo vehículo no fue homologado por CART y USAC alegando argumentos de seguridad, aunque se cree que hubo presión de equipos rivales como Lola y Penske en la decisión. – ver también

Esa situación conllevó a que tuvieran que diseñar un nuevo chasis a contrarreloj, que dicho sea de paso, fue desechado tras las pruebas de pretemporada por su pésimo manejo, volviendo a utilizar el 89P de la temporada anterior en las primeras carreras. Con la llegada del nuevo chasis 90P en las siguientes competencias los resultados siguieron siendo tan malos como en las temporadas anteriores, donde solo se puede destacar la pole position de Teo Fabi en Dever.

Porsche, abatida, abandonó definitivamente el CART a fines de 1990 a raíz de los malos resultados y decidieron retornar a la F1 en la temporada 1991 como proveedor del equipo Arrows-Footwork con un nuevo V12 aspirado de 3.5 litros.

Los resultados fueron caóticos, el motor Porsche 3512 además de ser muy flaco de potencia se revelaría demasiado grande y pesado para caber en el monoplaza por lo que se utilizó el chasis A11C de la temporada anterior en las primeras 3 carreras, donde sólo consiguieron clasificar un solo coche en el GP de EEUU.

Posteriormente con el nuevo chasis FA12 solo Michele Alboreto consiguió clasificarse en las siguientes tres carreras, abandonando en todos los casos. La carrera de México fue la gota que colmó el vaso y el equipo inglés rompió el contrato con los alemanes cansados de las pésimas prestaciones del impulsor, pasando a utilizar motores Cosworth por el resto de la temporada. Desde entonces la marca alemana ha concentrado su programa de motorsport en las carreras de resistencia.

 

 

Textos: © Fabián Matías Rossi para TargaSport

Fotos: ©Unknown

 

Show CommentsClose Comments

Leave a comment