Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

FORD GT70, EL DESCONOCIDO RIVAL DEL LANCIA STRATOS

FORD GT70, EL DESCONOCIDO RIVAL DEL LANCIA STRATOS

El Lancia Stratos es uno de los vehículos más icónicos de la historia del automóvil y su creación fue producto de la genialidad del director deportivo, Cesare Fiorio. En aquella época los departamentos de competición de cada marca creaban versiones muy preparadas de sus autos que luego eran fabricadas en edición limitada de 500 unidades para cumplir con el requisito que exigía el Grupo 4 de rally (luego reducido a 400 unidades).

Lancia hizo el camino opuesto, desarrollaron un coche estrictamente de competición diseñado en el estudio Bertone con Marcello Gandini a la cabeza, chasis tubular desarrollado por Gianpaolo Dallara (proveniente de Lamborghini) y un V6 Dino de 240CV diseñado por Ferrari en posición central, para luego fabricar las 500 unidades de serie con el único fin de homologarlo, que dicho sea de paso, permanecieron almacenadas en un depósito por más de 3 temporadas, donde les iban cambiando los nº de serie anualmente para mantener vigente la homologación. Está claro que a Lancia solo le interesaba ganar el campeonato y consideraba que las unidades “stradale” encarecían innecesariamente los costos de desarrollo del auto de competición.

Sin embargo, el mítico Stratos no fue el pionero que muchos creen en este tipo de conceptos técnicos, ya que en ese momento se había presentado un rival con similares características: el Ford GT70.

Corría el año 1970 cuando la FIA decide crear el primer campeonato internacional de rallies (antesala del WRC, que comenzaría oficialmente en 1974), agrupando las principales fechas europeas con el agregado del Rally Safari Africano. En aquellas primeras temporadas del certamen internacional los Porsche 911 y los Alpine A-110 eran los rivales a vencer, recordemos que inicialmente era un campeonato reservado a las marcas y no hubo Copa FIA de pilotos sino hasta 1977, mientras que el primer mundial de pilotos llegaría dos años después, en 1979.

Así las cosas, en el departamento de competición de Ford UK empezaron a creer que los Escort Mk1 no eran lo suficientemente competitivos y sintieron la necesidad de tener un coche de Gran Turismo que fuese capaz de derrotar a sus nuevos contendientes. Se tomó la iniciativa de crear un coche específico para rallies partiendo desde cero y para el proyecto contaron con la colaboración de Len Bailey, quien había sido una parte fundamental en el desarrollo del GT40.

Para comenzar, el vehículo debía ser muy dinámico, ágil y maniobrable, por lo que eligieron una configuración de chasis tubular con el motor dispuesto en posición central. La liviana carrocería de fibra de vidrio fue diseñada en Italia en el estudio Ghia dirigidos por Ercole Spada. Por el lado de la mecánica, se adoptó el V6 Cologne del Ford Capri RS2600 con 240CV acoplado a una caja Hewland de 5 marchas que transmitían la potencia a las ruedas traseras, mientras que el peso total del conjunto rondaba apenas los 800Kgs, arrojando un interesante reparto de masas de 47/53 en condiciones de carrera.

El primer prototipo se presentó en el Salón de Turín de 1971, un año después del Stratos Zero pero coincidiendo con el nuevo Stratos HF, y se caracterizaba por tener las formas angulosas y sensuales que caracterizaban a los deportivos italianos de la época, aunque el estilo de la carrocería luego fue modificado a formas más redondeadas cuando comenzaron con los test y el desarrollo (casualmente, lo mismo que había sucedido con el Stratos HF). El auto fue homologado como prototipo en Grupo 6 y fue inscripto en algunos rallies de campeonatos nacionales a partir del mismo año, adelantándose a Lancia en el desarrollo, sin embargo, no consiguieron terminar las carreras por problemas de confiabilidad.

Ford GT70 presentado en Salón de Turín de 1971

A su vez, también descubrieron que al chasis le faltaba rigidez y el motor Cologne con su pesado block de fundición tenía un centro de gravedad elevado, que perjudicaba el balance general. Para subsanar ese defecto, el equipo Ford France decide montar un Cosworth BDA de 1.6 litro y 4 cilindros con menor potencia para mejorar el manejo resignando velocidad punta. Con dicha unidad Guy Chasseuill consiguió sumar algunos puntos en el campeonato francés.

Sin embargo, las 500 unidades de serie que estaban planeadas para su homologación en el Grupo 4 de rally nunca pudieron ser fabricadas porque los ejecutivos de la casa matriz estadounidense cancelaron abruptamente el proyecto en 1973 porque lo consideraban menos rentable que los Escort RS. Solo se construyeron 6 unidades en total, el prototipo de Ghía, otra unidad para prensa, un auto que se usó para pruebas y desarrollo, y las 3 unidades de competición.

Cosas del destino, el proyecto GT70 fue abandonado en el mismo momento en que el Lancia Stratos conseguía sus primeras victorias como prototipo. Ironías si las hay…

Textos: © Fabián Matías Rossi para TargaSport

Fotos: ©Unknown

 

Show CommentsClose Comments

Leave a comment