Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

LA CIUDAD FANTASMA DE FORD EN BRASIL: FORDLANDIA

LA CIUDAD FANTASMA DE FORD EN BRASIL: FORDLANDIA

Esta es una nota diferente, lejos de los autos deportivos, pero a su vez atrapante. Luego de una escalada de éxitos en USA a inicios del siglo 20, Ford Motor Company comienza una fuerte expansión internacional para fabricar sus vehículos alrededor del mundo. En lo que respecta a Latinoamérica luego de desembarcar en Argentina, la empresa de Henry Ford decide ir a Brasil iniciando como importador y luego como fabricante. – Ver también

Antigua usina Ford Brasil en Ipiranga SP

Es interesante saber que la producción de caucho natural nace del árbol Hevea Brasiliensis, al cual se le hacen tajos en su corteza y se colecta el líquido blanco que desprende. Brasil fue famosa justamente por la fiebre del caucho 1879-1912 con un gran crecimiento en la región de Manaos y al mismo tiempo abusos y destrucción de la población nativa que era usada como mano de obra para la extracción con los llamados seringueiros, llegando hasta el caso de Chico Mendes, masivamente popularizado por la banda de rock Mana en su álbum “Cuando los ángeles lloran”.

Extracción del látex del árbol de caucho

A principios del siglo XX, Brasil dejó de ser un referente en la producción de látex. El mercado mundial del producto había estado dominado por Malasia, tras la introducción del caucho en el país asiático por parte de los ingleses luego sacar semillas ilegalmente de Sud América.

Pero los planes del ambicioso Henry iban más allá y que la producción de vehículos. La cadena de valor de la industria automotriz usa caucho en muchos componentes y en 1928, en medio de la selva amazónica, un audaz plan se iniciaba: Fordlandia, con empleados de Michigan que quisieran mudarse, podrían disfrutar de sueldo doble.

Chalets de diseño Norteamericano en Fordlandia

Para iniciar su proyecto, el empresario estadounidense arrendó al gobierno de Pará un área de 1 millón de hectáreas a orillas del río Tapajós, a un día y medio de viaje desde Santarém, realmente en e medio de la selva.

Localización, aun hoy en siglo 21 es una región inhóspita

El proyecto incluyó la construcción de una ciudad completamente al estilo estadounidense en medio de la selva para los recolectores de caucho y los empleados de la empresa. Casas prefabricadas, comercios, almacenes, iglesia, club social, cine al aire libre, campo de golf, escuelas, en resumen, un estilo de vida acorde al estadounidense, y hasta un hospital diseñado por el famoso arquitecto de Detroit Albert Kahn. Todo estaba ahí como en usa cuidad de USA.

Hospital de 100 camas con diseño de Albert Kahn
Imagen de la tapa del libro Fordlandia de Greg Grandin

Además, se plantaron 300.000 árboles de caucho de manera ordenada y racional, siguiendo las recomendaciones de los mejores técnicos de Estados Unidos. Todo parecía converger para el éxito del proyecto, hasta que uno a uno los árboles de caucho fueron atacados por un hongo que provocó la defoliación y mató las plantas.

Henry Ford nunca visitó Fordlandia

Aunque Henry Ford tenía una capacidad de inversión enorme que le permitió aplicar las mejores técnicas y tecnologías agrícolas de la época, todo fue en vano. Sin poder solucionar los problemas de los hongos que llegaban a los Hevea Brasiliensis, el proyecto fue abandonado solo unos años después de su inicio. Resulta que, de forma natural, el árbol del caucho se extiende por el territorio amazónico de forma aleatoria, compartiendo el espacio con cientos o miles de especies vegetales. En estas condiciones, el hongo, que atacó el caucho de Fordlandia, también es común, pero se propaga solo en unas pocas hojas sin matar al árbol. Al estar todos juntos, embiste a toda la plantación con el consecuente desastre.

Difíciles condiciones para poder circular en la selva Amazónica

Estos no fueron los únicos problemas que la empresa Ford enfrentó en Brasil en su modelo de negocio ligado al caucho, enfermedades tropicales de los empleados y sus familias, descontrol de los colaboradores, motines y un sinfín de problemas que finalizaron claudicando el intento de la cuidad utópica productora de caucho.

Finalmente la cuidad quedó abandonada, y luego saqueada y usurpada. Actualmente solo viven unos 2000 residentes que subsisten de subsidios públicos.

Fordlandia, hoy una ciudad fantasma

Hoy es Enero de 2021 un contexto muy diferente Ford do Brasil anuncia que deja de fabricar automóviles en el país del carnaval. Esperemos que esas usinas tengan mejor suerte que la abandonada cuidad fantasma de Fordlandia.

Vista de las ruinas de Fordlandia desde el rio Tapajós

Textos: © TargaSport

Fotos: © Unknown

 

Show CommentsClose Comments

Leave a comment