Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

CUANDO LA AGILIDAD DE LOS KITCAR PUDO CON LOS WRC

CUANDO LA AGILIDAD DE LOS KITCAR PUDO CON LOS WRC

En el año 1995 la FIA aprovechó una iniciativa de Renault para mejorar la Copa FIA 2 litros de rally, pero las cosas terminaron abruptamente después solo 4 temporadas cuando los nuevos coches empezaron a ser más veloces que los World Rally Cars de la clase mayor.

A principios de los ´90s Renault tenía el objetivo de ganar el campeonato francés de rallies, para eso tomaron de base el Clio 1.8 16v de 140CV y le realizaron profundas modificaciones interviniendo parte de la mecánica, mientras que el impulsor incrementó su cilindrada hasta los 2 litros alcanzado los 150CV, lo que conllevó a la eliminación del compresor del aire acondicionado por falta de espacio. La nueva versión llevó el nombre “Williams” en conmemoración a los éxitos como proveedor de motores de la escudería de F1 y tenía prevista la construcción de una serie limitada de 2.500 unidades para poder homologarlo en Grupo A, aunque finalmente se fabricaron más de 12.000 unidades debido a la gran demanda, existiendo incluso ediciones limitadas…¡de un auto que ya era una edición limitada!. – Ver también

Sin embargo los éxitos alcanzados en las ventas no se reflejaron en el ámbito deportivo, donde los Clio Williams no se mostraban lo suficientemente competitivos. Para subsanar la falta de performance en Renault tuvieron la iniciativa de crear el Clio Maxi con neumáticos más grandes, trochas ensanchadas, mejoras aerodinámicas, suspensiones más evolucionadas y un impulsor con 270CV a 8.000rpm, todo ello conservando el motor de 2 litros aspirado y la tracción delantera. El auto fue presentado ante la FIA para tratar de conseguir la homologación en Grupo A y a los dirigentes le pareció una excelente idea tomar de base el modelo francés para redactar un nuevo reglamento para la segunda categoría de los rallies, la Copa FIA 2 litros, creada en 1993.

Renault Clio Maxi Rally

Los nuevos coches, comúnmente llamados Kit-Cars, también fueron admitidos en Grupo A y tenían un reglamento muy simple, solo se pedían motores de 2 litros aspirados con tracción delantera y habían una gran libertad para el resto, sin necesidad de construir unidades de serie para su homologación y faltaba lo mejor, todas las piezas de competición eran agrupadas en los llamados Kits de preparación que permitían a equipos privados construir sus propios coches con elementos homologados.

Nissan Almera Rally KitCar

Hay que aclarar que la Copa FIA 2 litros era un campeonato reservado exclusivamente a las marcas y no existía el título de pilotos, por ese motivo los puntos conseguidos por la victoria del piloto argentino Gabriel Raies con el Clio Williams preparado por Oreste Berta en Argentina 1995 fueron sumados a los de los Clio Maxi, ya que ambos estaban homologados en el mismo Grupo A7.

También vale la pena mencionar que los Kit-Cars también inspiraron el cambio reglamentario de la clase mayor A8 con la creación de los World Rally Cars, ideados para eliminar el compromiso de fabricar las 2.500 unidades de serie para la homologación.

Pronto hubo otros fabricantes como Citroën, Peugeot, Nissan, Volkswagen o Ford interesados en construir sus propios Kit Cars, pero ninguno de ellos tenían el interés de seguir el campeonato completo, por lo que los Seat Ibiza Kit-Car se llevaron 3 títulos consecutivos casi sin oposición.

Seat Ibiza KitCar

Posteriormente, la marca española decidió crear una versión de calle conmemorando los éxitos deportivos, el Ibiza Cupra (acrónimo de Cup Racing) con motor de 150CV, suspensiones deportivas y una llamativa decoración, una receta similar a los Clio Williams aunque en este caso no fue creado para homologar en competición sino exactamente lo contrario. Posteriormente la sigla Cupra pasaría a denominar a los modelos más deportivos de Seat hasta convertirse en una marca independiente en la actualidad.

Volviendo a los Kit-Cars, hubo fabricantes como Peugeot que estaban decididos a aprovechar las grandes ventajas de estos vehículos en los rallies de asfalto. Los WRC de la clase mayor con su motor turbo y sus 4 ruedas motrices tenían un peso mínimo de 1.200kgs, en cambio en los Kit-Cars la báscula se fijaba en un mínimo de 960Kgs teniendo a su vez ventajas en el chasis, cajas secuenciales y motores que entregaban potencias cercanas a los anteriores debido a su alto régimen, pudiendo compensar fácilmente la falta de par a bajas rpm y la ausencia de un segundo eje motriz.

Peigeot 306 Maxi Rally

En efecto, los 306 Maxi consiguieron varios podios entre 1996 y 1997 a los mandos de Panizzi y Delecour. Así las cosas, Citroen decide reemplazar su ZX Kit-Car y crear el mejor coche de la categoría, el Xsara Kit-Car construido estrictamente para asfalto, llegando a entrenar cada rally con varios meses de anticipación con tramos memorizados por los pilotos.

Citroen ZX KitCar
Citroen Xsara KitCar

Y pasó lo que tenía que pasar, en 1999 Phillipe Bugalski ganó consecutivamente los rallies de Córcega y Catalunya venciendo a los WRC de la clase mayor. Dicha victoria encendió las polémicas entre las marcas que participaban en la clase mayor, mientras que la FIA decidió aumentar el peso mínimo hasta los 1.000kgs para reducir prestaciones.

Para la anécdota queda que la temporada 1999 de los Kit-Cars fue ganada por los Renault Maxi Megane en base a los puntos conseguidos por los pilotos privados, ya que de existir puntos por equipos el título hubiese sido para Hyundai.

Renault Maxi Megane

Esa fue la última temporada de los Kit-Cars en el WRC, puesto que la FIA decidió reemplazarlos por los S1600, posteriormente llamados JWRC, un certamen similar a los Kit-Cars pero reservado a pilotos menores de 28 años.

Aunque en este caso solo se trataba de un campeonato reservado a pilotos, no existiendo el título de marcas. En 2001 el gran Sebastien Loeb fue el primer campeón de la categoría junior.

Citroen Saxo S1600

Textos: © Fabián Matías Rossi para TargaSport

Fotos: ©Unknown

Show CommentsClose Comments

Leave a comment