Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

MOTOR FIAT-LANCIA BIÁLBERO, EL 4 CILINDROS MÁS GLORIOSO DE TODOS LOS TIEMPOS

MOTOR FIAT-LANCIA BIÁLBERO, EL 4 CILINDROS MÁS GLORIOSO DE TODOS LOS TIEMPOS

Dentro del mundo del motorsport nadie puede discutir el legado del Cosworth DFV, el impulsor de competición más exitoso de todos los tiempos con innumerables victorias y campeonatos en su haber, dentro de los cuales se destacan los impresionantes 10 títulos mundiales en F1.

Sin embargo, si nos basamos en este último punto hubo otro famoso impulsor que consiguió 10 títulos mundiales de rally – Ver también – y otros 3 en el mundial de marcas con el mérito adicional de ser una mecánica derivada de serie, estamos hablando del extraordinario motor Fiat-Lancia biálbero diseñado por el legendario ingeniero Aurelio Lampredi. Un impulsor que se mantuvo en producción por más de 30 años y se montó en una gran variedad de modelos dentro del grupo italiano como también de otros fabricantes que lo eligieron para equipar a sus deportivos artesanales.

Luigi Bazzi, Enzo Ferrari, Aurelio Lampredi

Aurelio Lampredi nació en Livorno, Italia, el 16 de junio de 1917 y fue un destacado ingeniero automotriz. Si bien comenzó su carrera en los astilleros Odero-Terni-Orlando, para luego trabajar en Piaggio, Issotta Franschini y en la industria aeronáutica adquirió fama mundial por su paso por Ferrari donde ingresó en 1946.

En la casa de Il Cavallino Rampante diseño el motor V12 de la Ferrari 375 con la que “Pepe” Froilán Gonzalez consiguió la primera victoria de la scudería en Silverstone 1951. Posteriormente cuando la F1 limitó el reglamento utilizando monoplazas de F2, Lampredi diseño el motor 2 litros de la Ferrari 500 con la que consiguieron los títulos de 1952 y 1953 con Alberto Ascari al volante. A pesar del éxito logrado, abandonó la casa de Maranello a fines de 1955 por diferencias internas con el ingeniero Vittorio Jano y se marchó a Turín para desempeñarse como jefe de ingeniería en Fiat.

Motor Lampredi Fiat biálbero

En el gran grupo automotriz italiano diseñó su gran obra maestra, el motor Fiat biálbero también conocido como “Lampredi biálbero”.  El nombre hacía mención a los dos árboles de levas a la cabeza, una solución inusual en motores de baja cilindrada de gran serie a mediados de los ´60s. Contaba con una ingeniería muy avanzada utilizando distribución por correa dentada, árboles de levas montados sobre soportes específicos (comúnmente llamados sobretapas o caballetes) y regulación del juego de válvulas con pastillas, soluciones pensadas para simplificar las tareas de mantenimiento y que Fiat posteriormente también utilizó en los motores 128/Tipo y los Dino V6 (Ferrari).

El Lampredi bialberoVer también – ofrecía un gran rendimiento y una alta potencia específica frente a sus contemporáneos, destacándose por la respuesta contundente a alto régimen con un sonido inconfundible, características que con los años han quedado en los corazones de los petrolheads más apasionados. Sin embargo, aquellas primeras versiones con baja cilindrada contaban con una respuesta pobre a bajas rpm producto de una curva de par muy puntiaguda, situación que se solucionaba en las versiones de 1.8 y 2 litros que mostraban un funcionamiento más progresivo sin perder el característico “nervio” a altas rpm de esta mecánica. Estas cualidades hicieron que fabricantes como Lotus, Morgan o Hispano Alemán eligieran los motores Fiat Lampredi para sus deportivos.

Si bien la mecánica fue utilizada por una gran cantidad de modelos del Grupo Fiat-Lancia-Alfa Romeo y contó con una gran variedad de versiones y cilindradas, incluyendo tapas multiválvulas y versiones sobrealimentadas con compresor volumétrico, turbo e incluso ambas cosas al mismo tiempo como en el caso del Lancia Delta S4 (tecnología que 2 décadas después fue copiada por el Grupo VW y publicitada como propia). Su gran legado y leyenda se construyeron por los grandes éxitos en competición, con 13 campeonatos mundiales (10 en rally y 3 en el mundial de marcas).

Fiat 124 Abarth

El primer modelo de competición que montó el impulsor Lampredi biálbero fue el Fiat 124 Abarth en 1973. Para la versión de Grupo 4 se tomó de base del impulsor de 1.756cc con la cilindrada llevada a 1.839cc equipado dos carburadores dobles Weber 44 IDF alcanzando los 128CV en las versiones “stradale” y 200CV en las de carrera con 4 válvulas por cilindro, que posteriormente aumentaron su potencia hasta los 215CV con inyección mecánica Bosch KulgerFischer.  Sin embargo, los 124 Abarh nunca estuvieron en condiciones de rivalizar con los Lancia Stratos que se llevaron tres títulos de marcas consecutivos.

Para la temporada 1977 coincidiendo con la primera Copa FIA para pilotos de rallies (antes era un campeonato de marcas exclusivamente) en el Grupo Fiat decidieron apostar todas las fichas en un solo producto, el 131 Abarth, mientras que Lancia emigró a las pistas con el Stratos Turbo Grupo 5 que compitió con poco éxito.

Fiat 131 Abarth

El Fiat 131 Abarth de Grupo 4 se llevó 3 títulos mundiales de marcas de rally en 1977, 1978 y 1980. En este caso el impulsor Lampredi cubicaba 1995cc con culata de 4 válvulas por cilindro erogando 140CV en las versiones de calle equipadas con carburador doble Weber 34ADF y llegaron hasta los 230CV en las de rally con inyección mecánica Bosch KugelFischer.

Lancia Beta Montecarlo Turbo

Paralelamente, Lancia decide reemplazar el poco exitoso Stratos Turbo por el Beta Montecarlo Turbo (Grupo 5). Para el nuevo modelo se reemplazó el motor Dino V6 turbo por una variante del Lampredi biálbero con 1.425cc alimentado con un turbo KKK e inyección mecánica Bosch KugelFischer alcanzado una potencia de 370CV a 1.2bar de presión. Con esa configuración se llevaron el título mundial de marcas en la clase hasta 2 litros en 1979. En la siguiente temporada la cilindrada aumentó a 1.429cc y la presión a 1.6 bar alcanzando los 420CV arrasando el mundial absoluto en 1980. En 1981 vuelven a ganar el campeonato en Grupo 5 con 1.775cc, doble turbo y 520CV.

“Su gran legado y leyenda se construyeron por los grandes éxitos en competición, con 13 campeonatos mundiales”

En la temporada 1982 Lancia pasa al Grupo 6 con el LC1 usando una variante del motor Lampredi de 1.425cc, inyección electrónica multipunto Bosch y un turbo KKK soplando a 1.5bar con una potencia de 430CV (460CV a 1.65bar), pero el modelo fue poco competitivo y fue reemplazado por el LC2 con motor Ferrari en la temporada siguiente.

1982 Lancia LC1 Gr6

Con la llegada del Grupo B en 1983 Lancia retornó a la especialidad con el 037 Rally que era una variante adaptada a los rallies del anterior Beta Montecarlo de Grupo 5. En este caso el impulsor Lampredi de 1995cc y 4 válvulas por cilindro estaba equipado con un compresor roots Abarth Volumex R10 (que ya se habían utilizado anteriormente en los Beta Montercalo en la Targa Di Florio), inyección mecánica Bosch KugelFischer con una potencia de 205CV en las versiones de calle y 305CV en las de rally. Lancia se llevó el campeonato de constructores de 1983 derrotando a los Audi Quattro con dos fechas de anticipación. Posteriormente se realizó una evolución del coche de competición con 2.111cc y 325CV.

Lancia 037 Stradale

A fines de 1985 debuta el Lancia Delta S4 con un impulsor Lampredi de 1.759cc asociando el Compresor volumex con un Turbo en un complejo mecanismo que desconectaba el primero a altas rpm para no restarle potencia al motor y a su vez eliminaba el “turbo lag” a bajas vueltas. De esa manera se conseguían 250CV en las versiones de calle y 480CV en las de Grupo B (aunque la potencia real era muy superior a la declarada). – Ver también

Lancia Delta S4

Durante 1986 Lancia trabajó en el desarrollo de dos prototipos para Grupo S, categoría que fue eliminada antes del debut junto con el Grupo B, en este caso el impulsor Lampredi de 1.759cc había sido dotado de un doble turbo alcanzando los 600CV.

Lancia ECV 1 (Grupo S)

Tras la cancelación del Grupo B y la vuelta al Grupo A, Lancia cosechó sus últimos 6 campeonatos consecutivos de rally, siempre utilizando variantes del motor Lampredi biálbero. El primero de ellos, el Delta HF 4WD contaba con un impulsor turboalimentado de 1995cc y 2 válvulas por cilindro con 165CV en las versiones de calle y 250CV en las de rally. En 1988 aparece la segunda evolución, el Delta HF Integrale con 180CV y 295CV respectivamente, al que le siguieron el Delta HF Integrale 16v en 1989 (210CV y 300CV) y el Integrale Evo en 1991 (215CV y 330CV).

Lancia Delta HF Integrale 16v

Vale aclarar que la mecánica y el sistema de tracción del Lancia Delta HF Integrale evo también se utilizaron en el Alfa Romeo 155 Q4, mientras que el impulsor Lampredi continuó en producción hasta fines de los 90s equipando a modelos como el Lancia Kappa y el Fiat Coupé. En la Argentina este impulsor fue conocido por haber equipado a los Fiat 125, Regatta y Tempra, como así también a los Lotus Sevenver también – que se fabricaban bajo licencia en el país.

Fiat 125 (Mercado Argentino)

Textos: © Fabián Matías Rossi para TargaSport

Fotos: ©Unknown

 

Mostrar ComentariosCerrar Comentarios

Dejar un comentario