Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

PROYECTO#13 REPLICAS Y TRIBUTOS TOYOTA CELICA

PROYECTO#13 REPLICAS Y TRIBUTOS TOYOTA CELICA

Hola a todos, mi nombre es Federico Lamberghini, soy de la ciudad de San Francisco, provincia de Córdoba, Argentina, y les vengo a compartir un poco de este proyecto que estoy llevando a cabo.

Primero, les cuento que soy un apasionado del rally: desde los años ’80 mi viejo nos llevaba a los llamados “Desafíos de los valientes” cuando se corrían en las montañas, y después, a diferentes tramos de la edición del Campeonato del mundo de Rally en Argentina cuando le coincidían los viajes que hacía a Córdoba por su trabajo. Así fui tomándole el gustito al rally hasta que en el año ’97, cuando me voy a estudiar a Córdoba, empiezo a ir por mi cuenta con amigos, costumbre que sigo teniendo hasta hoy, la cual comparto además con mi hijo. Desde el ’88 que empecé a ir a los mundiales, en la única edición que no pude estar presente fue en la del año ’92, ya que se corrió en la provincia de Tucumán.

Por estas experiencias vividas, siempre fue un sueño pendiente (y todavía vigente) poder correr alguna carrera, por supuesto que no de manera profesional, sino para dar la vuelta, divertirse un rato y poder estar en los mismos caminos que los súper profesionales. Tuve la posibilidad hace más de 10 años de correr dos carreras por el provincial cordobés, pero la parte económica siempre se convierte en un obstáculo para seguir en el ruedo.

Desde adentro

En estos últimos tiempos, y siguiendo los Rally Legends de Europa, conocí por las redes sociales a grupos de Córdoba que intentaban hacer lo mismo (replicar o recuperar autos históricos de rally y presentarlos en diferentes eventos). Así que empecé a seguirlos y a buscar autos que pudieran replicar aquellas máquinas Grupo A de los ’90 (los autos que más disfruté personalmente). En realidad, conseguir cualquier marca me daba casi lo mismo, pero ponía especial énfasis en conseguir una Toyota Celica con los faros rebatibles, ya que no eran comunes. Ahí me enteré que la versión utilizada en los Rallies se llamada Carlos Sainz (Celica ST185 GT4), que era 4×4 turbo y, que la misma no había entrado a Sudamérica para su venta al público.

Toyota Celica Carlos Sainz Edition

En el mercado había varias muy costosas, fuera de mis posibilidades, hasta que apareció esta unidad, Toyota Celica GTI 2.0 ST182 en noviembre 2019, a 220km de San Francisco. Viajé a verla. ¡Después de revisar aceite, agua, luces y frenos… ¡la traje andando!. Confieso que sufrí en el viaje por si no llegábamos, pero ¡llegamos!. A partir de ahí, una vez en San Francisco, contacté a diferentes mecánicos para que la acepten. Debía cambiar todas las correas y mangueras, tren delantero completo, bujes, extremos, semiejes, tricetas. Después de eso, hicieron la instalación eléctrica nueva, cambiaron los comandos del limpiaparabrisas, los sensores de temperatura del motor, luces completas, etc.

El inicio

Es fácil contarlo ahora, pero conseguirlo no tanto. Hubo sensores, juntas de bomba de aceite, tacos de motor, algún que otro buje, que pedimos a Japón directamente, ya que no se conseguía en el mercado local.

Cambio de accesorios del motor

Poco a poco, el proyecto fue avanzando y pude conseguir lo que faltaba, como la parte estética y el tablero (solo marcaba la temperatura y la nafta, no tenía iluminación y no funcionaban cuentavueltas ni velocímetro/odómetro).

Muchas cosas sin funcionar

Empecé a contactarme vía redes sociales con gente que tenía partes desarmadas y así conseguí un tablero nuevo, mandé a fabricar el cable tripa del velocímetro, y cada cosita que le iba agregando o reemplazando era una pequeña victoria y una mayor satisfacción. Hasta que tuve la posibilidad de pintar el auto del color original de Toyota de aquella época. Por ahora sólo el exterior está pintado.

Los primeros trabajos

Una vez pintada de blanco, pusieron las llantas deportivas y las pintaron del mismo color. Cambiaron el escape e hicieron la suspensión nueva (delantera y trasera, levantando levemente el auto) para darle un aspecto bien de Rally.

Cambio de color

Lo último, por ahora fue conseguir unas cubiertas usadas de carrera (tierra), volante y unas butacas de competición, así que estamos trabajando con un amigo para adaptarlas a los anclajes originales primero, y más adelante a una futura jaula antivuelcos.

Avanzando

En la parte de potencia, me gustaría lograr algo más (si bien, de fábrica viene con 160HP, la versión 4×4 de carrera traía alrededor de 300hp); hacer un sistema de escape completo, pintar todo el interior, y hacer en fibra o plástico una réplica del paragolpes original de la GT4, que tiene una pinta mucho más agresiva que la actual.  El ploteo ya está encargado, no va ser el de Castrol

 

Las graficas serán las de Repsol (este no es mi auto)

Es muy lindo el proceso de ir armando, buscando piezas, averiguando costos, inventando soluciones para los que no tenemos la posibilidad de traer muchas cosas de afuera. Se van a encontrar con muchísimas trabas y gente que te tira abajo, pero muchos otros que te van a dar una mano y te van a alentar a seguir de manera desinteresada. Vale la pena el desafío y es muy gratificante. Les dejo un saludo a todos, y si quieren seguirme, voy subiendo a Instagram diferentes avances en @proyectocelicarally.

Ya esta tomando forma! este si es mi auto :o)

Nos veremos pronto con mas avances

 

Show CommentsClose Comments

Leave a comment