Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

PROYECTO#17 RESTAURACIONES RENAULT FUEGO GTA MAX

PROYECTO#17 RESTAURACIONES RENAULT FUEGO GTA MAX

Hola, soy Pablo Sciortino, 50 años de Paraná, provincia de Entre Rios, Argentina.

Desde los años 80 siempre soñé tener una coupé Renault Fuego, como tantos chicos de mi época, pero la edad ni el bolsillo me pudieron dar ese gusto.

A partir de esa época empezó mi fanatismo con el auto más lindo de los ‘80s principios de los ‘90s. Y con el plus del TC2000 con el “flaco” Traverso haciendo podios, victorias y 6 campeonatos con el equipo Renault Berta Sport, logros que dejaron la coupé en lo más alto del automovilismo Argentino, y que sellaron más aun mi locura por la Renault Fuego.

Así la encontró un amigo

En el año 1994 ya con 24 años estuve a punto de comprar una GTA 1990 color lila, pero por cosas de los negocios no llegue a concretar, de ese momento siempre me quedo esa espina de algún día poder tener lo que tanto anhelaba.

Luego de varios años, pase por muchas marcas y vehículos de todos modelos, cada tanto veía si conseguía alguna Fuego que esté 8 punto al menos, y así se fue diluyendo mi sueño.

Ya con 49 años y pandemia por medio, un amigo sabía que siempre me gusto y me ofreció una de él a restaurar, cosa a la que le conteste –ni loco me meto en ese baile-,  me ofreció guiarme y dar con la gente que me la iba a dejar como yo soñaba, así fue como me largué a algo que nunca me imaginaba hacer, restaurar un vehículo.

Y la compró

Con gente muy responsable arrancamos ese proyecto que demanda mucho tiempo y dinero, arrancando en abril del 2020 y terminar por completo en julio del 2021.

Estaba desarmada integra, el motor en el mecánico que lo sacó, el casco en el chapista y todas las partes en la casa de mi amigo, lo bueno que no estaba chocada, solo algunas picaduras, pero nada groso por ser un vehículo de 30 años.

Yo se la compré a mi amigo, ya estaba desarmada

En líneas generales le hicimos todo entre distintas personas, un chapista, un mecánico y un tapicero todos trabajaron muy a conciencia y responsablemente (recomendables) y el ultimo toque de un tratamiento de pulidos que fue otro profesional de su trabajo que le dio brillo a la pintura e interior.

Inicio en el chapista

Todos los repuestos no fueron fáciles de conseguir, por suerte conocí por Facebook una persona de Buenos Aires que me vendió y me solucionó muchas de las cosas que en Paraná no se consiguen, restaurar lleva tiempo dedicación y dinero.

Progresos
El 2.2 de la Max
El corazón

Trabajaron 6 diferentes rubros, chapista, mecánico, tapicero, electricista, el pulido por último todo se va coordinando a cada paso, los repuestos más difícil de conseguir son algunas autopartes, lo que más me costó fue la lona retráctil del baúl, por suerte la conseguí original.

Voila! La GTA Max

Hay momentos que son muchas negativa juntas, y a veces en el proceso te dan ganas de abandonar la restauración, seguramente por falta de experiencia, pero de a poco se van solucionando y te va dando alegrías. Imaginen que tal es así que hoy estoy en plena restauración de otra Renault Fuego GTA 1990 color negra que en un par de meses ya la voy a tener y compartir con ustedes!

El interior también quedó inmaculado

Gracias a TargaSport por deja contar mi breve texto sobre un auto que marco historia en nuestro país.

Fuego!

 

 

Show CommentsClose Comments

Leave a comment