Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

PROYECTO#8 RESTAURACIONES Volkswagen Carat CD 1989 2.0

PROYECTO#8 RESTAURACIONES Volkswagen Carat CD 1989 2.0

Hola familia de Targa! Me llamo Maximiliano Catania, estoy estudiando carrera de ingeniería informática, lejos de lo que les vengo a mostrar, pero todo un apasionado por los autos desde nacimiento.

Bueno les paso a contar un poco la historia que acarrea el auto encima. En el 2012 mi abuelo compra este Volkswagen Carat CD 1989 2.0 con techo solar y GNC en un estado dentro de todo 7 puntos. La verdad él no lo conocía al Carat, pero en ese momento necesitaba trabajar ya que se había quedado sin y decidió comprarlo para usarlo de remis (muy contentos los clientes con lo cómodo que era el auto) desde ese momento lo empecé a ver con otros ojos me empezó a enamorar ese “no sé que” qué tenía el VW.

Años más tarde, al cumplir 17 yo se lo quise comprar ya que para mí, mi abuelo es la estrella que más brilla y yo quería que ese sea mi primer auto ya que me gustaba la mecánica había empezado hace poco a trabajar en un taller para barrer solamente, poco a poco fui metiendo mano en los autos, ustedes vieron cómo es esto de los fierros… hasta que llega un día y mi viejo y me dice, te tengo una sorpresa!, bueno me llevan afuera a ver mi sorpresa y yo me imaginaba al Carat y NO, era un Peugeot 505 gasolero en estado 5 puntos para que yo vaya dándome maña y viendo como era el mundo de los fierros, ese mismo día a la noche lo dejamos afuera porque no teníamos donde guardarlo y nos lo roban de la puerta de casa (nunca más lo encontramos), por suerte estaba asegurado y el seguro nos pagó, en ese momento esa plata fue destinada a la compra del Carat, ya que en esta oportunidad lo elegí yo al auto, una de las fotos que tengo al momento en el que adquiero el auto.

Los inicios del Carat
Había bastante por hacer

Los primeros cambios que se le realizaron fueron una pinturita en las llantas, se pusieron unos espirales un poco más bajos, se cambió el Brosol (carburador original) con el que vivía renegando, por un TLDE en un taller que me abrió las puertas, donde todo lo que es hoy el auto fue una gran parte gracias a su ayuda y a toda la familia por la motivación.

El nuevo carburador
El TLDE instalado pero aun a GNC

El auto estuvo andando a GNC con TLDE durante unos meses hasta que en un semáforo una noche un Fiat Duna por venir con el celular me lleva puesto por detrás dejándome destruida la parte trasera del Carat.

Herido luego del choque

Al tiempo empezaron los problemas, baja presión de aceite, empezó “a fumar” (humo celeste por el escape), ¡hasta que un día el motor dijo hasta acá llegue!, se clavó en la puerta de casa, acto seguido, el mismo día lo empiezo a desarmar el auto en la calle quedando así por unos largos meses, donde progresivamente se fue deteriorando.

Estado calamitoso del motor
El VW Carat pedía otra oportunidad

Una tarde a fines del año 2017, con una persona muy querida para mí, un hermano de distinta madre, decidimos encararlo como proyecto entre hermanos. Llegamos al punto de querer hacer la chapa por cuenta nuestra y el motor nosotros aprendiendo, como más nos gustaba. El 31/12/2017 brindamos esa noche, como un pacto en el que en 2018 nos adentráramos en una aventura sin fin. Una semana después, precisamente el 8/1/2018, mi hermano sufre un accidente automovilístico arriba de un Fiat Siena, en el cual pierde la vida en el momento. Mi vida se desplomó por completo, quedando el auto a la deriva en la calle deteriorándose con el motor encima de una carretilla todo desarmado. Las ganas de seguirlo fueron nulas, tal así que adquirí un Peugeot 205 GL para no usarlo, y así dejarlo hasta que se lo llevasen, ya que verlo era tristeza, enojo, emociones varias.

Llegando julio/agosto del 2018, me llega un mensaje al whatsapp del teléfono de mi hermano, del mismo día del accidente horas antes diciéndome así lo tenemos que dejar hermano. Fue el mensaje que nunca llego a mandarme, como así también sería la gota que haría rebalsar el vaso. Ese mismo día que me llega la foto entre lágrimas y rejunte varios de emociones decidí encarar el proyecto por mi cuenta, con ayuda de familiares y amigos, sentí que si él quería que fuera ese el fin del proyecto así tendría que serlo.

Me puse manos a la obra y empezó poco a poco, se mandó el auto a hacer chapa y pintura completo por un lado mientras por el otro llegaban las partes del motor al taller para rearmarse más vivo que nunca.

En el taller de chapa y pintura
Lo que quedaba del motor camino al taller mecánico

En la próxima parte les voy a contar sobre el motor, en que aproveché a hacer una potenciación, inyección electrónica. Además, mejoras en la chapa y pintura, llantas y suspensión regulable.

 

Show CommentsClose Comments

Leave a comment