Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

PANOZ “SPARKY” EL PRIMER HIBRIDO DE CARRERAS

PANOZ “SPARKY” EL PRIMER HIBRIDO DE CARRERAS

El pasado 10 de Setiembre falleció Don Panoz, un excéntrico millonario de USA que dejó su huella en el mundo del motorsport. Si bien había conseguido su fortuna inventando el parche de nicotina y contaba con numerosas empresas y hoteles en su haber, su gran pasión eran los coches de carreras.

Pero no fue hasta 1989 que junto a su hijo Dan pudieron cumplir el sueño de empezar a construir autos deportivos. Cuando los Panoz debutaron en competición recibieron el apodo de “batimóvil” por su extraño diseño, pero bajo la carrocería se escondía un potente motor Ford V8 de extravagante sonido y un evolucionado chasis de fibra de carbono diseñado por Reynard. Contra todo pronóstico los Panoz Esperante GTR-1 se quedaron con ambos campeonatos de IMSA en 1997, venciendo a las grandes marcas europeas. Sin embargo, el rotundo fracaso en Le Mans les hizo replantearse profundamente las características del coche.

Ese mismo año la aparición del Toyota Prius en Japón con su revolucionaria tecnología hibrida les hizo pensar en las grandes ventajas de un sistema similar en una carrera de resistencia como la francesa, con un motor eléctrico adicional se podría ahorrar combustible, reduciendo las paradas en boxes ganando mucho tiempo. Para el desarrollo de la nueva versión se asociaron con los ingleses de Zytek, que proporcionaron el sistema híbrido que añadía 150CV extra en las ruedas traseras. La batería se ubicó al lado del conductor para mejor reparto de pesos, y se desarrolló un inédito sistema de frenado regenerativo que permitía almacenar la energía del calor de los frenos para extender la duración de la batería, un sistema similar al que adoptó la fórmula uno 11 años después. Una vez terminado, el Panoz Esperante GTR-1 Q9 Hybrid recibió el apodo de “Sparky” y fue entregado al equipo privado David Price Racing con una llamativa decoración con rayos eléctricos en los laterales. Para las 24hs de Le Mans de 1998 Panoz llevó otros dos GTR-1 para acompañar al Q9 Hybrid.

“Desarrollaron un inédito sistema de frenado regenerativo similar al que adoptó la fórmula uno 11 años después”

En el papel la nueva tecnología les iba a aportar ventajas significativas en carrera, pero habían olvidado un detalle importantísimo en cualquier coche de competición: el peso extra. Los 210kg adicionales del conjunto híbrido le restaban demasiada velocidad y los otros dos GTR-1 terminaron más adelante en la clasificación final. Después de probar suerte en La Petit Le Mans de EEUU con los mismos resultados finales Panoz abandonó la tecnología. Sin embargo, más de una década después las principales categorías del mundo como la F1 o los LMP1 adoptaron el mismo esquema híbrido y su legado continúa hasta la actualidad.

Textos: © Fabián Matías Rossi
Fotos: © John Brooks y otras Unknown

 

Show CommentsClose Comments

1 Comment

  • by Martín
    Posted 13/10/2019 19:16 0Likes

    Excelente , un indicio más a los a los autos eléctricos. Y a la independencia energética.

Leave a comment