EL EXÓTICO RINSPEED R69 / PORSCHE 969, EL “PORSCHE TESTAROSSA”

La reapertura de la importación en la Argentina en 1990 posibilitó la llegada masiva de productos chinos de todo tipo. Los mayores de 30 años seguramente recordaran los autitos a fricción que se vendían en los kioskos y almacenes como si fuesen caramelos. En aquella época de mi infancia llegué a tener decenas de estos autitos y de todos ellos el primer modelo que me llamó la atención y quise tener se trataba de una curiosa mezcla entre un Porsche 911 Flachbau y una Ferrari Testarossa, era el exótico Porsche 969 o Rinspeed R69.

Juguete del 969

Es que posteriormente me enteré de que se trataba de un modelo sobre un Porsche, muy exclusivo desarrollado por Rinspeed llamado 969 (luego rebautizado R69) del cual solo se construyeron 12 ejemplares.

Porsche 969 o Rinspeed R69

La nariz inclinda

Los Porsche de “nariz inclinada”, más conocidos como Flachbau en alemán ó “Flat Nose / Slant Nose” en inglés, son un ícono de la década de 1980. Su origen se remonta a mediados de la década de 1970 cuando la marca alemana dominaba el mundial de resistencia con los legendarios Porsche 935.

Norbert Singer descubrió que el reglamento de Grupo 5 no impedía realizar algunas modificaciones en la trompa, de esa forma reubicaron los faros delanteros en el paragolpes delantero obteniendo un frente plano de mayor eficiencia aerodinámica.

Perfil del Porsche 935 con el frente Flachbau

Los éxitos en las pistas y el singular aspecto del Porsche 935 (en especial el famoso “Moby Dick” con su cola larga) lo convirtieron rápidamente en un modelo legendario para los fanáticos, llegando a aparecer en uno de los personales de la serie animada los Transformers, donde Jazz de los Autobots se convertía en un 935/77.

Ante la demanda de los clientes pronto los preparadores independientes empezaron a ofrecer kits de carrocería para 911 Turbo con la famosa nariz inclinada hasta que la propia Porsche decidió satisfacer la demanda de manera propia.

El primer Porsche Flachbau construido oficialmente por la marca alemana fue para el empresario teutón Gerhard Amann en 1980, aunque el coche volvió a la fábrica en los años posteriores para realizarle otras modificaciones a pedido de su dueño.

Porsche Flachbau

En 1982 se crea el departamento de “Deseos Especiales” de Porsche y se empieza a ofrecer la opción del frente plano en los 911 Turbover también – que estuvo disponible hasta 1987.

Las primeras unidades estaban equipadas con 4 faros cuadrados ubicados sobre el paragolpes delantero que le otorgaban al modelo una estética muy dudosa por lo que seguidamente fueron cambiados por los conocidos faros retráctiles que distinguieron a estas versiones.

En 1983 la marca produce el único Porsche 935 de calle creado a pedido de Mansour Ojjeh dueño de TAG y socio de Porsche en la época que motorizaban a McLaren en la Formula 1, siendo el gran santo grial de los “flachbau“. – ver también

Porsche 935 street version

Rinspeed entra en escena

Paralelamente la empresa suiza de personalización Rinspeed fundada en 1977 por Frank Rinderknecht no desaprovechó la oportunidad y en 1982 lanzó al mercado su propio 911Flachbau“, el Rinspeed 938 Eclipse.

El styling del coche estaba basado en una versión targa y combinaba elementos estéticos de los 911 y 928, aunque para su construcción se utilizó un kit de carrocería provisto por la empresa American International Racing (AIR) al cual le realizaban sutiles modificaciones.

Al año siguiente presentan el Rinspeed 939, luego rebautizado R39, tomado de base un 911 Cabrio al cual se le instalaba un body kit de diseño propio utilizando los faros delanteros y traseros del 928 combinado con la mecánica del 911 turbo que no era ofrecida por Porsche en versión convertible. Sin embargo, el modelo de Rinspeed ofrecía mejores prestaciones que el propio 911 Turbo gracias al menor peso del conjunto mediante el uso de paneles de carrocería en materiales plásticos. – ver también

La llegada de la Ferrari Testarossa en 1984 representó todo un hito de diseño en su época y su figura resulta única e inconfundible hasta nuestros días. Ello se debe a las proporciones de una carrocería que se va ensanchando hacía la parte trasera, pero principalmente por las espectaculares rejillas de ventilación que recorrían las puertas y el lateral del vehículo. Por algún motivo desconocido un par de preparadores pensaron que era una gran idea utilizar los rasgos estéticos del modelo italiano sobre un Porsche 911 Turbo.

Gemballa tambien creo su flachbau

En 1985 la empresa de personalización Gemballa fundada 4 años antes que también se dedicada al mercado de los Porsche “flachbau” lanza sus modelos Avalanche y Cyrrus (versión convertible del anterior) utilizando tomas de ventilación laterales al estilo Testarossa.

Gemballa y su flachbau principalmente para USA

Si bien las proporciones de la carrocería no cambiaban demasiado se innovó escondiendo el botón de apertura de las puertas dentro de las ventilaciones.

Para la parte mecánica se recurrió a los especialistas de RUF, la versión Avalanche contaba con mecánica turboalimentada mejorada hasta los 375CV alcanzando los 280km/h de velocidad punta, mientras que el Cyrrus convertible contaba con motor aspirado de 228CV. En total se construyeron 15 unidades considerando ambos modelos.

El Porsche Testarossa

En el salón de Ginebra de 1985, Rinspeed presenta al público el 969, luego llamado R69, un modelo que iba mucho allá en el concepto de combinar la estética de ambas marcas por lo cual fue apodado como “Porsche Testarossa“.

Rinspeed 969, luego llamado R69

El proceso comenzaba tomando de base un 911 Turbo el cual era modificado con un kit de carrocería con frontal “flachbau” usando los faros delanteros del 924, en las puertas se colocaban apéndices de fibra de vidrio con las rejillas de ventilación laterales. La parte trasera estaba ensanchada imitando el estilo del modelo de Ferrari con un exclusivo panel trasero con faros traseros de 924. Se montaron neumáticos en medida 225/50 R15 en el tren delantero y unos anchos 345/35 R15 en el tren trasero que se podían combinar con llantas Gotti o BBS.

En el interior era a todo el lujo, la sofisticación posible por aquellos años sumando nuevos tapizados de cuero y revestimientos. Se instalaron lujosas butacas Recaro con múltiples configuraciones, un sistema de audio Pioneer de alta fidelidad. El clásico volante multifunción lleno de botones habitual en las diferentes preparaciones de Rinspeed.

Interior Rinspeed R69

Por el lado de la mecánica utilizó el motor bóxer de 3.299cc y 300CV del 911 Turbo pero opcionalmente podía ser retocado por los especialistas de RUF en configuraciones de 375 y 395CV permitiéndole orillar los 300Km/h y acelerar de 0 a 100Km/h en 5,4 segundos.

El precio final del vehículo triplicaba al modelo de base pudiéndose incrementar sumando opcionales, por tal motivo el Rinspeed 969 o “Porsche Testarossa” fue una rareza muy exclusiva de la cual solo se construyeron 12 unidades, tanto en configuración coupé como en convertible.

Posteriormente por cuestiones legales Rinspeed se vio obligado a cambiar los nombres de sus preparaciones de Porsche, así las cosas, los modelos antes mencionados pasaron a llamarse R39 y R69.

Para finalizar debemos mencionar que a partir de la década de 1990 el negocio de Rinspeed se empezó a volcar a otras especialidades y ganaron mucha repercusión mundial desarrollando concept cars espectaculares como los recordados Splash o el Squba. Por tal motivo la filial dedicada a la personalización de modelos Porsche fue vendida al preparador iraní-británico con sede en Alemania Mansory en el año 2007.

Textos: © Fabián Matías Rossi para TargaSport

Fotos: © Unknown

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.