Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

EL EXTRAÑO CITROEN 2CV QUE BATIÓ RECORDS

EL EXTRAÑO CITROEN 2CV QUE BATIÓ RECORDS

A principios de la década de 1930, Citroën se asoció con la petrolera francesa Yacco para realizar pruebas de resistencia en automóviles de la marca. El coche más famoso fue un vanguardista Citroën llamado “Petite Rosalie” que pasó 134 días en la pista en 1934 cubriendo cerca de 200.000 millas a una velocidad media de 90,9 km/h a las afueras de Paris en el circuito de Montlhéry. – ver también

Citroën llamado “Petite Rosalie”

Una campaña deportiva para el pequeño 2CV parece ilógica, siendo construido para ser un automóvil barato para el trabajo rural. No vamos a entrar en detalles del ultra famoso 2CV estándar, este automóvil desarrollado por Michelin, diseñado a partir del año 1935 para motorizar la campiña francesa. Presentado en 1948, el Citroën 2CV Tipo A no era para nada un pura sangre, con su motor 2 cilindros de 375cm3 y apenas 9 CV de potencia. La velocidad máxima de 65 km/h cuando las condiciones eran favorables.

Desde los primeros años de comercialización del modelo, el ingeniero francés Pierre Barbot, especialista en física y química y director de una empresa de mecánica de precisión, miró el 2CV y lo imaginó con una versión deportiva. En 1951, Barbot trazó las líneas principales del automóvil, ahora como un roadster cuyo peso se reduce al máximo, y pasa a producir el modelo a partir del mes de septiembre.

La gran modificación del 2CV

Las modificaciones fueron realmente profundas, se acortó el chasis en 25 cm, se quita el techo debajo del parabrisas, la línea de la cintura también se baja. Los guardabarros delanteros siguen siendo originales, pero el capó se baja y se alarga unos treinta centímetros. Todo lo demás se aligera, las puertas delanteras no son más que simples paneles, las puertas traseras se retiran. Y una lona cubre el resto para mejorar la aerodinámica. Nuevos neumáticos y llantas especiales, junto a nueva suspensión más baja para evitar el conocido rolido del 2CV. – ver también

Fuerte disminución de la altura

A nivel del motor para calificar para los récords en la Clase J, la cilindrada se reduce de 375 cm3 a 350 cm3, se modifica el árbol de levas con un perfil más agresivo. Se instalan dos carburadores Solex 32 PBIC y un escape de salida directa. Pese a la disminución de cilindrada, la potencia crece de 9 a 14 CV.

Detalle de la lona que cubre hasta el baúl

El primer intento de Pierre Barbot para ganar el trofeo “Bol d’Or” de 1952 pero no tuvo éxito. Pero en junio de 1953 consigue finalmente el Bol d’Or para su categoría al mando de Jean Vinatier y batió el récord con una media de 1649,309 km recorridos a 68,721 km/h de media a pesar de terminar empujando el auto los últimos 2 km por una rotura del vehículo.

Con un improvisado #80
El roadster basado en un 2CV

Con este éxito, el 2CV Barbot llamó la atención de Huiles Yacco nuevamente, ahora financiando el proyecto, de la misma manera que lo hicieran con Petite Rosalie veinte años atrás. La dupla de Barbot y Vinatier comparten el volante durante 24 horas el 27 de septiembre de 1953, ahora si además de ganar el Bol d’Or, baten nueve récords internacionales en su categoría, incluyendo una media de 90,960 km/h en 12 horas, 85,02 km/h durante 24 horas. – ver también

Con Yacco como sponsor
Típicas publicidades de la época

Lamentablemente, del coche original, el único fabricado no hay rastros, en cambio una serie de réplicas rinden homenaje a esta versión en diferentes eventos automovilísticos.

Replicas en manos de entusiastas
Eventos automovilísticos

Textos: © Ing. Darío Bakus

Fotos: © Unknown

Show CommentsClose Comments

Leave a comment