LOS GT1. CUERPO DE SPORT PROTOTIPO, ALMA DE GT

LOS GT1. CUERPO DE SPORT PROTOTIPO, ALMA DE GT

Los reglamentos de los autos que compiten en Le Mans y en especial el de los Sport Prototipos nunca pudieron sostener una estabilidad reglamentaria – ver también – , ni siquiera en la época de mayor esplendor que fue entre los años 1965 y 1971 inclusive. Finalmente, tras la desaparición del Campeonato Mundial de Sport Prototipos a fines de 1993 organizado por FIA, la ACO Automóvil Club del Oeste, en francés Automobile Club de l’Ouest, vio que era el resurgimiento de los automóviles Gran Turismo GT, creando la categoría GT1.

La idea inicial de la GT1 era que las terminales automotrices que solían competir en la 24 Horas de Le Mans y que producían automóviles súper deportivos construyesen versiones de estos con mejoras aerodinámicas, agregados de fibra de carbono y mejoras en los motores con una potencia aproximada de 750 CV. La intención de la ACO era que estos autos fuesen de serie limitada lo que permitiría que haya equipos oficiales de fábrica y además equipos particulares que usaran los mismos autos y de esta manera se obtendría una buena cantidad de participantes en Le Mans.

Pero la realidad del GT1 fue muy distinta a lo que se proyectó en un comienzo, Porsche convenció a la ACO de que el super deportivo  Daer 962 Le Mans era un auto de producción limitada y que estaba dentro del reglamento del GT1, si bien era cierto el Daer no era ni más ni menos que un Porsche 962C que había ganado las 24 Horas de Le Mans en los años 1986 y 1987 bajo el reglamento del Grupo C convertido en GT, el Daer tenía la misma mecánica que el 962C, o sea, chasis construido totalmente en fibra de carbono, transmisión y el motor de seis cilindros bóxer turbo de 2869 cc y 680 CV, fue autorizado y el Daer gano las 24 Horas de Le Mans de 1994.

Daer 962 Le Mans

El hecho de haber permitido entrar el Daer, marcó un antecedente del cual las demás terminales como ser McLaren – BMW, Mercedes-Benz, Toyota, Porsche, Nissan, etc. hicieran lo mismo, poniendo a la ACO en una situación que no pudo volver atrás, si bien los equipos particulares competían con los GT1 de producción, los equipos oficiales lo hacían con versiones que prácticamente eran Sport Prototipos, y de esta manera la GT1 dejó de lado el objetivo que se había fijado.

McLaren F1 GTR Le Mans

Por aquellos años Le Mans no formaba parte de ninguna serie oficial de la FIA, pero las 24 Horas seguían siendo muy importante para las empresas y así lo vio McLaren.

McLaren F1 de serie

En 1995 decidieron presentar en las míticas 24 horas una versión GT1 de su F1 GTR que habitualmente competía en GT500 del campeonato de autos de turismo de Japón y en el BRDC GT Championship (más tarde conocido como British GT).

El diseño estuvo a cargo de Gordon Murray ver también– , el F1 GTR versión GT1 contaba con motor BMW Motorsport central V12 Atmosférico 6100 cc con 640 Cv a 7500 rpm, la electronica estaba fabricada por TAG y la caja de cambios de 6 velocidades por McLaren. El chasis construido con los materiales más avanzados que le daban gran rigidez y un bajo peso las suspensiones eran de doble horquilla, el piloto iba colocado en el asiento central del coche, y los dos asientos restantes que el modelo traía de producción y que eran obligatorios en las categorías GT donde competía habitualmente fueron retirados, el McLaren F1 GTR GT1 ganó las 24 Horas de Le Mans de 1995.

En 1996 Porsche decidió construir una versión GT1 de su modelo 911, la versión de calle de este modelo tenía la misma mecánica del Porsche 911 GT1 que se usaría en competición, un motor bóxer biturbo de seis cilindros de 3164 cc , que desarrollaba una potencia máxima de 544 CV  y un par máximo de 600 Nm alcanzando una  velocidad máxima de 310 km/h y un tratamiento aerodinámico aceptable por tratarse de un auto de serie. – ver también

Después del triunfo obtenido en Le Mans 1994 con el controvertido Daer 962 Porsche y de los triunfos de 1996 y 1997 con el Porsche WSC-95 (un prototipo de la clase WeatherTech SportsCar Championship construido por TWR Tom Walkinshaw Racing) Porsche decidió participar con el GT1 en la edición muy lluviosa de 1998  obteniendo el triunfo, para lograr ese objetivo tuvo que alivianar el auto a 950 kilos y revisar la aerodinámica para obtener una velocidad final mayor  que resulto ser de 330 Km/h, si bien no era el coche más rápido pero gracias a su fiabilidad y las manos de Alan McNish en el agua logró un impecable triunfo ante vehículos de mayor potencia como ser el Toyota GT-One.

Porsche 911 GT1

Porsche 911 GT One ganador de Le Mans 1998

La deuda de Mercedes-Benz con las 24 Horas de Le Mans es muy grande, el único triunfo de auto llamado Mercedes-Benz fue en 1952 con el modelo 300 SL, luego vendría el trágico accidente de 1955 cuando el Mercedes de Pierre Levegh se desintegró totalmente, el motor y otras piezas del chasis dejaron un rastro de muertos y heridos en su vuelo sobre las tribunas.

Si bien en 1989 un Sauber C9 con motor Ilmor Mercedes-Benzver también – ganó las 24 Horas, la realidad es que la marca que triunfal fue Sauber y no Mercedes-Benz.

Debido a este déficit la marca alemana decidió presentar en la edición 1999 de Le Mans tres unidades CLR con preparación GT1 en la categoría LMGTP dado que la GT1 había sido reemplazada por esta, en realidad era un prototipo basado en el modelo CLK GTR que competía en el campeonato FIA GT de 1997, tenía un motor V8 (GT 108 C) de 5721 cc y 600 CV.

Mercedes-Benz CLR GT1

El diseño aerodinámico del CLR a altas velocidades era demasiado sensible a cualquier turbulencia, provocaba un mayor peso de la parte trasera con respecto al tren delantero lo que lo hizo volar en tres ocasiones durante la prueba, aparentemente el tren delantero tendía a perder agarre cuando se rodaba junto a otros autos, causando que el coche levantase vuelo. – ver también

El día que volaron los Mercedes

El CLR no volvió a participar en ninguna competición y no se expone en el museo Mercedes-Benz.

Después de desaparecer el Grupo C por lo cual el modelo TS010 quedaría fuera de competición, Toyota decidió seguir el camino de los GT y desarrollo el Toyota GT-One, basado en el modelo de serie Toyota GT, fue inicialmente diseñado para competir en GT, pero luego se decidió competir en Le Mans en las temporadas 1998 y 1999.

Lo diseñó Toyota Japón de la mano de André de Cortanze y como consultor Dallara, desarrollado totalmente en fibra de carbono en lo que respecta al chasis, el motor era un V8 Biturbo de 3580 cc y 600 CV, que en realidad era el que equipaba a la versión de serie con menos potencia, caja de 6 velocidades manual y 900 kilos de peso.

Toyotas GT One en Le Mans al lado del GT de serie

Durante la carrera de Le Mans de 1998 el Toyota GT-One N° 28 sufrió un serio accidente a las 12 horas de competencia, y horas después el GT-One N° 29 tuvo serias averías en la caja de velocidades mientras punteaba la competencia, en definitiva, el Toyota N° 27 obtuvo el 9° puesto en la carrera a 25 vueltas del ganador que fue un Porsche 911 GT1.

Toyota GT One

Para la edición 1999 de las 24 Horas de Le Mans el ACO eliminaba la clase GT1, tras ver como la mayoría de los constructores se saltaban el espíritu de la norma, aunque los incluía en la clase LMGTP (GT Prototipos), los antiguos GT1 podían competir siempre que se convirtieran a esta nueva clase, Toyota volvió a presentar los tres GT-One renovados a la nueva categoría obteniendo un 2° lugar, la competencia fue ganado por el prototipo BMW V12 de 6000 cc.

En definitiva, la categoría GT1 nunca llego a ser para lo que fue definida, sino más bien una categoría de prototipos, esto no quita que fue brillante en su corta existencia con un parque muy nutrido.

Textos: © Jorge Scarpitta para TargaSport

Fotos: © Unknown

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.