EL ATRACTIVO FORD CAPRI CON DISEÑO ITALIANO Y MECÁNICA JAPONESA FABRICADO EN AUSTRALIA

EL ATRACTIVO FORD CAPRI CON DISEÑO ITALIANO Y MECÁNICA JAPONESA FABRICADO EN AUSTRALIA

El Ford Capri es uno de los grandes íconos de la marca del óvalo azul, un deportivo accesible creado en el mercado europeo siguiendo la misma fórmula del Mustang. Si bien siempre recordamos al modelo por sus tres generaciones europeas basadas en la misma carrocería y por su destacada faceta en el motorsport con Zakspeed, lo cierto es que la historia del Capri contó con tres ciclos muy diferenciados. El auto tuvo una segunda etapa fabricado en EEUU siendo un simple rebadged (cambio de logo) del Mustang Fox (curiosamente esta fue la única generación que se vendió oficialmente en la Argentina) y en su final de vida la producción se trasladó a Australia transformándose en un convertible 2+2 con plataforma y mecánica de origen Mazda. Tres conceptos distintos, pero con la misma premisa, ser un deportivo accesible.

Ford Capri en competición by Zakspeed

En la década de 1960 Ford Motor Company estaba en pleno auge, mientras en la Argentina el Ford Falconver también – era visto como un coche grande y aspiracional, en los EEUU era un modelo “compacto” y económico destinado a la clase trabajadora. La empresa consiguió un hito histórico importante con el lanzamiento del Ford Mustang en 1964 alcanzando cifras de venta que sorprendieron a propios y extraños, la clave del gran suceso fue concebir un deportivo muy atractivo y accesible puesto que fue desarrollado sobre la base del mencionado Falcon. Pronto en las oficinas de Ford buscaron aplicar la misma fórmula en Europa y para ello decidieron crear el proyecto Colt, un coupé deportivo desarrollado sobre la plataforma del Cortina equipada con la conocida suspensión independiente creada por el ingeniero Earle MacPherson introducida por la marca en 1950, dicho tren de rodaje también se combinó con algunos elementos mecánicos procedentes del Ford Escort mk1. El diseño estuvo a cargo del padre de la atractiva silueta del Mustang, Philip Clark y estuvo listo en 1966 pero se presentó oficialmente en el salón de Bruselas de 1969, sin embargo, en el modelo definitivo de producción se tuvo que modificar la ventana trasera originando de esa manera uno de los rasgos distintivos del auto a través de los años. A último momento Ford también tuvo que desechar el nombre Colt por estar registrado por Mitsubishi y decidieron buscar entre las denominaciones existentes en la empresa, eligiendo el nombre Capri utilizado por primera vez por Lincoln en 1952.

1969 Ford Capri 1600

Aquella primera generación se ofreció con una amplia gama de motores desde los pequeños 1.3 hasta los potentes V6 Cologne y Essex, no obstante, en Sudáfrica desarrollaron el Capri Perana con un enorme Windsor V8 de 302 pulgadas cúbicas (4.949cc) con una preparación especial de 281HP complementado con una transmisión y suspensiones retocadas – ver también -. Si bien esta versión exclusiva fue construida por los especialistas de Basil Green Motors se ofrecía en concesionarios Ford oficiales con garantía de fábrica. El modelo también se vendió en los EEUU publicitado como el “europeo sexy” con unidades importadas desde Alemania con especificaciones diferentes para el mercado local (lo que en la jerga de los coches se denomina “US Spec“). En el mercado norteamericano fue comercializado con su propia marca Capri a través de los concesionarios Lincoln-Mercury. Pero la crisis del petróleo conllevó a un cambio inesperado cuando el Mustang II lanzado en 1974 adoptó la plataforma del Ford Pinto y el conocido motor Lima de 4 cilindros, superponiéndose con el Capri. Así las cosas a partir de 1979 la historia del modelo continuó por dos vertientes distintas, por un lado el Capri europeo siguió comercializándose sin cambios en el viejo continente hasta 1986, mientras que en EEUU el nuevo Capri, ahora comercializado con marca Mercury, era una variante del Mustang Fox con algunos sutiles cambios estéticos compartiendo todas las características y motorizaciones, a punto tal que  las recordadas versiones ASC McLaren (sin relación con la compañía de Woking) se ofrecieron en ambos modelos al mismo tiempo.

Mercury Capri Fox

Mientras en Europa el Ford Capri iba camino a la jubilación convertido en un auto de culto sin ningún sucesor directo a la vista, en EEUU el nulo éxito comercial de la segunda generación basada en el Mustang Fox conllevó a un replanteo de la estrategia de mercado. Se entabló una colaboración entre las filiales de Asia-Pacífico y Mazda con la idea de retomar la propuesta de un pequeño roadsterver también – presentado con el Ford Barchetta en el salón de Ginebra de 1983, un vehículo conceptual desarrollado sobre la base del Ford Fiesta mk1, aunque el modelo de producción se ensamblaría en Australia adoptando la plataforma Mazda 323 de mayor tamaño. – ver también

1983 Ford Barchetta Ghia

Ford Capri versiones Proto de design

El diseño exterior corrió por cuenta de Ghia y llamaba la atención por la gran similitud de su frontal con el Volvo 480, por su parte el interior fue obra de Italdesign ver también – . El desarrollo del Capri fue paralelo al Mazda Miata que estaba orientado a la deportividad por lo que Ford decidió concentrarse más en el confort ofreciendo una configuración 2+2 y la posibilidad de rebatir los respaldos traseros. Sin embargo, el proyecto contó con algunos contratiempos importantes, el primero fue el cambio de generación del Mazda 323ver también – que conllevó a que se retrase el desarrollo debido a que los primeros prototipos estaban basados en la plataforma de anterior generación. El segundo inconveniente fue tener que repetir todas las pruebas de choque para adoptar el airbag conductor para el mercado norteamericano, el principal mercado de destino del convertible. Si bien el modelo salió a la venta en Australia en 1989 coincidiendo con el lanzamiento del propio Mazda Miata, en EEUU las ventas comenzaron dos años después utilizando la marca Mercury como su antecesor.

1989 Mazda MX-5 Miata

El nuevo modelo, más conocido como Capri SA, se ofrecía con dos motorizaciones de 1.6 litro, ambas de origen Mazda, la primera con tapa monoárbol erogando 82HP y la segunda con doble árbol y turbocompresor alcanzando los 134HP acopladas a una caja manual de 5 relaciones o una automática de cuatro marchas. Pero el gran problema del Mercury Capri en el mercado estadounidense tenía nombre y apellido: Mazda Miata.

1992 Mercury Capri

1992 Mercury Capri

1992 Mercury Capri

“Capri de la primera generación se produjo en Europa, la segunda en EEUU y la tercera en Australia”

El roadster japonés había enamorado a su público por ser un auténtico homenaje al Lotus Elan de 1962 tanto en su estética exterior como en sus características y manejo deportivo otorgado por su reducido peso, su tracción trasera y su reparto de masas de 50/50, un coctél que la propia Lotusver también – no supo interpretar del todo con su Elan M100 también lanzado en 1989 pero con motor transversal y tracción delantera. Características que también eran compartidas por el Capri con plataforma 323 y una suspensión más civilizada, no obstante, las prestaciones de la variante XR2 turbo superaban a las del Miata.

Publicidad de la versión XR2 Turbo

Mercury Capri XR2 Turbo

Aun así, los clientes consideraron que el manejo era poco excitante en comparación con el producto de Mazda y criticaron la calidad de construcción siendo la falta de estanqueidad de la capota de lona de las primeras unidades el principal defecto señalado (también eran entregados con un techo rígido desmontable). Todo ello a pesar de que el Capri ofrecía más potencia y mayor confort por menos dinero, sin olvidarnos que los Capris desde su primera generación de 1969 nunca quisieron ser referencia en el comportamiento dinámico.

1992 Ford Capri ClubSprint, publicidad Australia

1994 Ford Capri Barchetta, una versión mas básica

Antes de finalizar la producción en 1994 se lanzó una versión con menor equipamiento denominada Barchetta como así también una edición limitada de 200 unidades del XR2 Turbo llamaba Clubsprint con importantes modificaciones estéticas y una suspensión mejorada. Aun así las ventas nunca llegaron a repuntar, en sus 6 años de vida se construyeron 66.382 unidades de las cuales 55.808 fueron compradas en los EEUU siendo una cifra escasa para las aspiraciones de la marca puesto que vendieron 5 veces menos que el Miata en el mismo período.

1992 Mercury Capri, interior

Quizá el error de Ford haya sido no ofrecer el Capri SA a mayor cantidad de consumidores en el mercado global ya que sus ventas se centraron básicamente en dos países (EEUU y Australia) puesto que solo un puñado de unidades fueron exportadas a Nueva Zelanda, Tailandia, Singapur y Hong Kong. Pero todos sabemos que los coches raros y difíciles de conseguir suelen atraer coleccionistas con el correr de los años, el tiempo nos dirá…

Textos: © Fabián Matías Rossi para TargaSport

Fotos: ©Unknown

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.